Hechando una mano

Estos días he estado ayudando a un amigo con su control numérico del cual os hablaré en unos días y pondré fotos fotos de esta pequeña pero estupenda máquina.
Pero ahora quiero hablar de otro proyecto que acababa de terminar y me estuvo mostrando.

 

Bicicleta eléctrica, el sueño de todo niño.

Una bicicleta eléctrica es algo con lo que muchos habremos soñado sobretodo cuando eramos pequeños,  y aunque dar pedales es un gran muy recomendable ejercicio,  he de ser sincero,  yo soy más bien vaguete en ese aspecto.
Pues bien, ayer por fin pude quitarme esa espinita y «cumplir uno de mis sueños»,  montar en una bicicleta eléctrica,  y la experiencia fue increíble,  en el momento de pulsar el acelerador, la bicicleta empezó a acelerar progresivamente con una potencia más que aceptable.

Potencia de sobra para la ciudad.

Yo soy más bien delgado, unos 65 kg de peso y la bicicleta con batería, motor y chasis pesa unos 45 kg, así que con un total de 110 kg, os aseguro que la bicicleta tiene potencia de sobra. Además alcanza una velocidad máxima de 50 km hora y tiene una autonomía de 18 kilómetros sin dar una sola pedalada, si damos pedales la autonomía aumenta.

Por lo visto se puede adaptar casi cualquier bicicleta, aunque supongo que tendrá que tener cierta resistencia para soportar el peso de la batería y el motor ademas de nuestro propio peso.

¿Que os parece el invento?